La terquedad y la intensidad, en choque. De naturalezas diferentes.

Qué incoherente fui al querer forzarte a ser y querer lo mismo que yo. Te recuerdo con tus zapatillas blancas impolutas del 2000 y tu mochila agujereada de niño de primaria, teniendo más de 30 años. Sentía una vergüenza muy muy grande. Era tan insólito para mí. Tan natural para vos. Crónica de nuestro primer …

Sigue leyendo La terquedad y la intensidad, en choque. De naturalezas diferentes.