La terquedad y la intensidad, en choque. De naturalezas diferentes.

Qué incoherente fui al querer forzarte a ser y querer lo mismo que yo. Te recuerdo con tus zapatillas blancas impolutas del 2000 y tu mochila agujereada de niño de primaria, teniendo más de 30 años. Sentía una vergüenza muy muy grande. Era tan insólito para mí. Tan natural para vos. Crónica de nuestro primer …

Sigue leyendo La terquedad y la intensidad, en choque. De naturalezas diferentes.

Si se acaba el sol, no se acabe el día

Cuando el sol baja, y la tarde refresca, no implica el fin del día como tal. Puede, para algunos, que implique el cese de su jornada laboral, académica, etc. ... pero el día continúa. Es justamente en esas horas que "quedan" del día que tratamos - a veces desesperados y otras menos - de sacarle …

Sigue leyendo Si se acaba el sol, no se acabe el día