Las modernidades y la ruleta rusa

Camino y me cruzo con personas con la cabeza flexionada sobre el tronco usando el celular, cuando no soy yo la que está así.

Cual capítulo de Black Mirror, cuando me doy cuenta… me horrorizo.

Me acuerdo del primer día que intenté caminar y usar el celular a la vez, primavera/verano 2012. No era una actividad habitual de lxs caminantes.

Fue bastante desafiante, no podía enfocar la vista en el celular y a su vez prestar atención al piso.

Nunca antes en la historia de la humanidad habíamos hecho algo así…

Lo más parecido era Bella de la Bestia caminando mientras leía y cantaba al mismo tiempo, algo poco realista, típico de Disney.

¿Qué nos pasa que tan rápidamente adoptamos hábitos nocivos pero tanto nos cuesta adoptar aquellos que son sanos y aumentan nuestra calidad de vida?

¿Qué ha pasado con saber esperar? ¿Qué pasó con mantenernos haciendo una sola cosa a la vez o incluso… sin hacer nada? ¿Qué sucede que debemos evadirnos usando el celular en vez de conectar con el momento presente?

*

El teléfono celular parece ya un órgano más que nos compone y – como tal – nos acompaña a donde vayamos. Tanto que hasta en los perfiles de aplicaciones de citas, muchos de ellos tienen fotos en las cuales están viendo el celular o con él en la mano, como si fuera tomar una cerveza o fumar un cigarrillo. ¿Dónde está lo atractivo de eso?

¿Tu? ¿Miras el celular, el piso o hacia adelante?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s