Indistinguible

Qué difícil es discriminar cuanto de esto se debe a una característica propia de la personalidad y cuánto es un síntoma.

¿Será que erróneamente le llamaron síntoma o alteración a algo que para mi siempre fue natural y forjado a fuego dentro de mi? ¿Existen «síntomas naturales»? Incluso quizás se desarrolló como mecanismo de defensa frente a la adversidad de los primeros años de vida. ¿Qué sentido tendría erradicarlo? ¿No sería útil, quizás, en un futuro incierto, tenerlo como herramienta de uso selectivo?

¿No es acaso un camino interminable tratar de resistir y contraponerse a algo que es, siempre fue y probablemente será, parte de mi?

Quizás la mal llamada enfermedad surgió como adaptación, para no sucumbir en el malestar externo.

Repensemos la definición de normalidad y enfermedad.

*

IMG_4892

reflexión

Del lat. tardío reflexio, -ōnis ‘acción de volver atrás’.

  1. Pensamiento o consideración de algo con atención y detenimiento para estudiarlo o comprenderlo bien.
  2. Advertencia o consejo que una persona da a otra para inducirle a actuar de manera razonable.

2 comentarios en “Indistinguible

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s